<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d12816454\x26blogName\x3dSic+Transit+Chamaeleonidae\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLACK\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://dfilth.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_419\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://dfilth.blogspot.com/\x26vt\x3d-619709296617150485', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

Sobre STC...

Sic Transit Chamaeleonidae (o Así Transita el Camaleón) es ver la vida como un colorido y rapaz reptil. Cambiante, inconstante y a veces exasperante, este camaleón tiene una sola pregunta en la boca: ¿Qué puede cambiar la naturaleza de un hombre? La respuesta, por algún lado en estas líneas.

Un pantano llamado Venezuela (V)

V. Yo me quiero y tú también (tienes que quererme)

Ejercitando la memoria, recordé que hace 2 meses escuché en la radio una de las cosas más insólitas que he escuchado, leído o pensado en sitio alguno: el alcalde de San Cristóbal mandó a construir una estatua del futbolista anónimo, inmerso en toda la boga de la Copa América. Ustedes me dirán que eso no tiene nada de insólito, y estoy totalmente de acuerdo. Hasta ese punto de la noticia todo iba bien, porque que construyan estatuas de futbolistas anónimos no está mal; todo lo contrario, con estas nuevas escuelas de instrucción deportiva que ha avanzado el gobierno, es más que lógico. Ahora, la cuestión sí se torna insólita cuando el alcalde en cuestión mandó a sustituir la cara del carente-de-cédula con el contenido gráfico de una foto tipo carnet suya. He dicho y mantenido, desde que leí Cien Años de Soledad, que García Márquez se peló de país.

Pero algo extraño está pasando, porque eso no colmó mi asombro con respecto al personalismo que debuta campante en este país, como prostituta que tira besitos a todos los potenciales clientes por la Avenida Libertador. La siguiente anécdota sí lo hizo: hace 2 domingos, en el Aló Presidente que se transmitió en el Teresa Carreño, una pobre alma (o quién sabe, tal vez tenía también un maletín Samsonite Modelo Wilson 800.000) quiso pararse de su asiento para, según declaraciones posteriores, "ir al baño". Cabe destacar que, luego de 4 horas y media y un probable Gatorade para aguantar la maratónica alocución, es completamente lógico, fisiológicamente correcto, querer ir al baño. Pero no, no se puede, o por lo menos así lo cree el Presidente Hugo Chávez.

Cuando el señor se desplazaba hacia la puerta trasera, el mandatario se alzó de su asiento reclamando la interrupción de la solemne transmisión. Chávez, rojo de la ira, le exigió vociferando al actual Ministro de Comunicación e Informaciones -que sinceramente no sé quién es, porque las rotaciones del gabinete son peores que las de la Galaxia Barça- que qué falta de respeto era esa, que los asistentes tenían que "pagar plantón" -citando al Presidente- y escuchar el discurso socialista que fabricaba el futuro de la Patria. Bingo, hay que escucharle como a un visionario de poder divino, Nostradamus descendió a Sabaneta de Barinas.

Al ver estallidos de ego como ese, lo del gobernador de Táchira parece un detalle. Un chistecito de buen gusto. Y comienzo a comprender de qué va la cosa: lo que está de moda en Venezuela, más que los Hummers o la última colección de Gucci, es el personalismo, el caudillismo e -incluso- el mesianismo. Ya dentro de poco falta que sometamos el Chavismo a las esferas internacionales como religión, y consagremos una Santísima Trinidad venezolana... Pero, pensándolo mejor, no se puede hacer una Santísima Trinidad porque el único que perdura es Chávez. A los demás les puede salir una cortada de cabeza pública, al mejor estilo de la Revolución Francesa, como se lo hicieron Müller Rojas o a Ameliach. Ahora los buhoneros comenzarán a vender gargantillas de acero en los alrededores del Palacio Federal.

Hace poco, algunos de mis compañeros de Comunicación Social pudieron corroborar la tesis de Chávez como figura máxima e irremplazable de la Revolución Bonita, todo capturado en televisión nacional. Venezolana de Televisión abrió sus puertas a espacios de debate concurridos por estudiantes, y permitió a dos cercanos amigos, Frank Calviño y Luis Bermúdez, que asistieran a La Réplica. En el programa, Frank planteó a modo de pregunta que si la Revolución era sólo Chávez. El público asistente contestó entre vociferaciones que no, que no era así, que la Revolución Socialista venezolana avanzaba a su propio paso y que no se detenía. La repregunta, tan útil en el género periodístico, esta vez fue dirigida por el mismo interlocutor al siguiente punto:

- Ah, ¿entonces Chávez es prescindible?

El público eufórico comenzó a responder momentáneamente que sí. Pero la euforia cesó en seguida, mientras unos y otros se veían a las caras, y una especie de silencio de catedral invadió el set de La Réplica. Creo que su misma respuesta los sorprendió, y decidieron no seguir contestándose, tal vez por miedo a alguna forma de castigo divino. Contradecir un dogma resulta en actos punitivos.

Y es que en estructuración religiosa el Chavismo va de avanzada. Si la gente del cienciología logró que fuera declarada como una religión en 5 países, se inscribieran personalidades tan notables como Tom Cruise, Nicole Kidman y John Travolta -quien hiciera una película llamada Battlefield Earth: A Saga of the Year 3000, inspirada en las enseñanzas del poder alienígena de dicha iglesia-, e incluso introducirse en la Hacienda Pública de los Estados Unidos de América a través de la Operación Blancanieves, el Chavismo como religión tiene más sentido aún. Un análisis comparativo revela claramente, de los cuatro logros anteriores, que el Chavismo es más poderoso que la cienciología:

- Declaración como religión: Todavía no llegamos a ese punto, pero ya en Venezuela y Bolivia se le profesa como tal. Es decir, ya tiene acogida internacional. En Perú se hace el intento, pero las latas de atún con la cara de Chávez y Ollanta Humala son, aparentemente, material POP de poca pegada. En Brasil Lula descartó ya la posibilidad, Ecuador mantiene una actitud guabinosa hacia la consagración, y el maletín con información evangélica fue interceptado por la aduana Argentina, causando un clímax de desinformación que dura hasta hoy día. En resumen, no hay que ser genio de las estadísticas para ver que el Chavismo tiene varios cientos de miles de seguidores.

Veredicto: Cienciología 0 - Chavismo 1.

- Estrellas inscritas: Manu Chao, Don King, Danny Glover y Sean Penn (hasta donde sabemos). Al primero le dieron las mejores tarimas, hoteles y productos nacionales; al segundo lo rebajaron de categoría por gritar que Chávez se va, seria ofensa hacia el Mesías, y a los otros dos les están dando presupuesto para mandarse unos peliculones sobre la Revolución Bonita.

Veredicto: Battlefield Earth 0 - películas del Chavismo 1.

- Catecismo dictado: Luego de incontables horas de Aló Presidente, que sobrepasan la suma del catecismo de un cura en cientos de domingos consecutivos, además de mitines en todos los sitios habidos y por haber de Venezuela, vallas de todos colores y tamaños, está totalmente claro que los púlpitos de cualquier iglesia tienen total desventaja ante la masiva plataforma comunicacional que esgrime este gobierno.

Veredicto: Iglesia de Oración fuerte al Espíritu Santo o Pare de Sufrir 0 - Chavismo 1.

- Infiltración en el gobierno: El Chavismo detenta todos los poderes, y Chávez detenta todos los poderes que el Chavismo detenta. A diferencia de los cienciólogos, nuestro Presidente fue más inteligente y no se infiltró: se instauró y, con la Reforma Constitucional, aspirará a liderar la nueva religión más longeva de la región.

Veredicto: Jesucristo clavado en la Cruz 0 - Chavismo 1.

Luego de este análisis somero, la opción del Chavismo como religión centrada en el culto mesiánico al Presidente Chávez, tiene más apuesta a ganador que la de la cienciología, y me atrevería a decir que superior a muchas otras religiones emergentes. Más aún, viendo el comportamiento propagandístico, mediático y de base del Chavismo, las sospechas se confirman: estamos ante el albor de una nueva religión de culto monoteista. Por eso se entienden acciones como las del alcalde de San Cristóbal, que seguramente está pescando un puestecito en el panteón canónico, tal vez unas ofrendas florales o un día con su nombre. También se entienden las declaraciones de los círculos cercanos, medianamente distantes y en-el-caucho-de-la-rueda al Presidente: la omnipresencia y la omnipotencia le llaman la atención a cualquiera.

Para hacer uno de los últimos trabajos de octavo semestre de Comunicación Social, consulté la ejemplar Historia de Venezuela por Guillermo Morón. En ella, el autor criticaba sutilmente el personalismo a ultranzas que ha llevado la historia de este país, incluyendo figuras del Panteón como José Antonio Páez y Simón Bolívar. Hoy día me atrevería a decir que el doctor Morón debe estar viendo, con ojos preocupados, cómo la tendencia que criticaba a los próceres llega a su cénit en un gobierno del Siglo XXI. Pronto asistiremos a un cambio de eslógan en las figuras gubernamentales: Patria, Socialismo, Muerte e Idolatría. Vaya configurado cultista de corte mesiánico.

Etiquetas: , , ,

Comenta este artículo usando el link que se encuentra abajo. Los comentarios ofensivos serán borrados automáticamente. Se reserva el derecho a réplica.
Comentario | Ir al final
  • Blogger Yimmi dice:
    5:19 p.m.  

    Hace unos añitos ya escribí lo que entonces resultó ser mi primer ensayo. El tema político fue el protaginista del mismo.
    En ese ensayo hacía un paso breve, como la vida misma, de mis percepciones sobre la política venezolana. Desde los ojos del niño de 2 años que veía a Luis Herrera comiendo Toronto hasta el Pre-Universitario que apenas veía como el mapa se cubría de un indeleble rojo posterior a las elecciones regionales.
    En ese entonces afirmé que el gran mal de Venezuela es haber caído en el círculo vicioso de lo que los sociólogos llaman el Líder Carismático. Maldición le llamé, y no sin sobradas razones.
    ¿Será que algún día nos daremos cuenta que los políticos son nuestros empleados y no miembros del Jet Set?
    La facción juvenil del Socialismo del siglo XXI al parecer ha dado algunos visos de no pararle mucho a eso del personalismo... pero es muy tímida aún esa señal.
    Hablamos en el 2021...

    PD: El Ensayo se llama "Desde la baranda" y está publicado en el Blog de Mi Espacio en MSN. Por si les interesa...

    Buen texto Luis. top