<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d12816454\x26blogName\x3dSic+Transit+Chamaeleonidae\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLACK\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://dfilth.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_419\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://dfilth.blogspot.com/\x26vt\x3d-619709296617150485', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

Sobre STC...

Sic Transit Chamaeleonidae (o Así Transita el Camaleón) es ver la vida como un colorido y rapaz reptil. Cambiante, inconstante y a veces exasperante, este camaleón tiene una sola pregunta en la boca: ¿Qué puede cambiar la naturaleza de un hombre? La respuesta, por algún lado en estas líneas.

2008 Incertidumbres domingo, febrero 03, 2008 |

Lamento que el primer texto del año en este blog sea en extremo pesimista. O no tanto pesimista, sino más bien crudo. Como el sushi, o la carne de la bestia de turno. La cosa que me sale de las entrañas mismas, endógenas en su producción de bilis.

Pasando ya a cuestiones ortográficas, el punto es que este año trae en su seno una cantidad de incertidumbres, donde todo podría suceder tan seguramente como la inseguridad del suceso. He llegado a dudar hasta de las cosas más fundamentales -incluyendo claro la seguridad alimentaria, que el presente gobierno ha puesto en jaque con unos enroques fundamentados en economía importadora aparentemente Todopoderosa, pero realmente convertida en gigantesco monedero. A la lista de dudas se suman ítems de mi vida personal que consideraba hechos y derechos, enfilados hacia la concreción. Se me caen las vasijas de los paradigmas, y me corto tratando de rearmarlas.

Pero creo que no es un fenómeno únicamente mío: todo el país anda en esto de verse invadido por una incertidumbre perenne. La predicción es un papel fundamental de los planes, pero el cómo hacer planes en un país donde la predicción es juego de faquires, tahures y astrólogos, sale de mi comprensión. Y sin planes, incertidumbre es la comida principal y única. Verdaderamente ahora sí navegamos sin rumbo definido, lejos de amainar las velas en un puerto tranquilo. Tenemos cólera a bordo del barco, un capitán enloquecido por los truenos y una carga valiosa por la que van todos los corsarios.

Y ya no sé. De verdad que ya no sé nada en lo absoluto. La falta de certezas me devora por dentro. La duda carcome mis ganas de actuar. Están cambiando todos los vientos, llevándose los olores que reconocía, reemplazándolos con unos a los que todavía no me acostumbro, tal vez esencias exóticas o cañerías con desechos inusitados. Ya explico ese saborcito amargo del Primero de Enero, luego de las uvas y el whisky para dormir entre fuegos artificiales.

Simplemente no sé, y detesto no saber. Siempre lo he detestado.

Felices 2008 Incertidumbres.

Etiquetas: , , ,